Espera: estamos procesando tu pago, no hagas clic fuera de esta página.
Este proceso puede tomar hasta 30 segundos.

slow fashion, sustainable fashion

¿Qué es la Moda Lenta? El Anti Movimiento Sostenible


En su mayoría, los defensores de la moda lenta eran originalmente fanáticos de la moda rápida. Después de que la moda rápida surgiera por primera vez hace unos 20 años, rápidamente dominó la industria de la moda. Atrae directamente a los consumidores de clase media. Grandes marcas como Zara y Urban Outfitters crearon una serie de estilos a nivel de diseñador a precios más económicos. La obtención de copias asequibles constituía una tentación para aquellos consumidores para los que la moda de alta escala no estaba siempre disponible.

La producción barata de los estilos copiados permitió tiempos de entrega extremadamente rápidos. De repente, el calendario de moda habitual de cuatro temporadas se convirtió en un calendario de 52 temporadas. Nuevos estilos que llegaban semanalmente a las tiendas de moda rápida. No es de sorprender que la cantidad de prendas no vendidas desperdiciadas alcanzaran alturas inimaginables.

La huella de carbono creada por la industria de la moda representa un 10 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel global. La moda exige más energía que las industrias de aviación y transporte marítimo juntas.  La creciente conciencia de los grandes desechos de la industria de la moda ha desencadenado un movimiento contrario con un título sencillo: la moda lenta o slow fashion.

La moda lenta surgió como un movimiento para combatir los efectos contaminantes de la moda rápida. Kate Fletcher tomó este término, una autora y profesora de sostenibilidad en el diseño y la moda en el Centro de Moda Sostenible de Londres. Fletcher identificó la necesidad de un movimiento de moda lenta después de la creciente popularidad del movimiento de la comida lenta, que también se creó para combatir la creciente contaminación y el aumento de la irreverencia de los consumidores.

El Problema de la Moda Rápida

La moda rápida ha hecho que sea demasiado fácil desechar la ropa relativamente nueva sin sentir ningún remordimiento. Cuando marcas como Forever 21 y Topshop renuevan sus productos cada semana, la ropa empieza a parecer una mercancía barata. La moda es considerada como el nacimiento de la “cultura del desecho”. El consumidor medio usa una prenda únicamente siete veces antes de desecharla.

La cultura del desecho se refleja tanto en las marcas como en los consumidores. El gigante de la moda H&M ha admitido haber quemado 12 toneladas de prendas sin vender por año, aproximadamente 4.300 millones de dólares en inventario no vendido. Cuando la empresa que vende tú ropa deja claro que no valora sus productos, es demasiado fácil que tú tampoco los valores.

Además de las cantidades masivas de carbono que se liberan a la atmósfera por la creación y la quemadura de ropa no deseada, la peligrosa fabricación de telas baratas representa aproximadamente el 35 por ciento de todos los micro plásticos en el océano.

Los valores de la producción barata de la moda rápida cobran un alto precio a los trabajadores de la confección. Viven y trabajan en el extranjero, generando moda barata para las marcas occidentales. Actualmente, hay más de 5.000 fábricas solamente en Bangladés. Estos trabajadores se ven obligados a trabajar en condiciones inseguras, percibiendo un promedio de 3 dólares al día, los empleados de menores ingresos.

El colapso en 2013 de una fábrica de ropa en Bangladés, que mató a más de 1.000 trabajadores, atrajo la atención mundial sobre el costo humano de la moda rápida. Finalmente, con la mira puesta en los restos que dejó la moda rápida (literal y figuradamente) los consumidores comenzaron a presionar para que se produjera un cambio.

slow fashion, a women is choosing some garments


La Subida de la Moda Lenta

La moda lenta fue originalmente establecida en el 2007, pero realmente se ha desarrollado en los últimos ocho años aproximadamente. La moda lenta se enfoca el arte de hacer ropa y valora a los trabajadores de la confección y a los artesanos que la producen.

En vez de seguir tendencias, las marcas de moda lenta se centran en la creación de piezas perdurables intemporales y versátiles. Estas piezas están bien construidas y garantizadas para durar años, incluso toda la vida. Las marcas a menudo usan telas resistentes como el lino, el Tencel y el algodón orgánico. Estas telas tienen un bajo impacto ambiental y pueden durar mucho tiempo en un armario.

La moda lenta adecuada es ética y sostenible. Esto significa que las marcas valoran a sus trabajadores en cada paso de la cadena de suministro. El componente ético de la moda lenta asegura que a los trabajadores se les paguen salarios adecuados, se les garanticen condiciones de trabajos seguras y solo trabajen un número razonable de horas.

Sin embargo, la moda lenta no trata únicamente de nuevos productos fabricados de forma sostenible y ética. La moda lenta es un movimiento global empeñado en cambiar la mentalidad del consumidor. Los defensores de la moda lenta trabajan para fomentar la compra de segunda mano, el reciclaje de prendas viejas y una tendencia a comprar menos y ser más considerado con lo que se adquiere.

Parafraseando a la activista sostenible Anna Lappé, cada vez que abres tu cartera estás usando tu dólar para votar por el tipo de mundo en que quieres vivir. ¿Quieres vivir en un mundo que se está ahogando progresivamente bajo un mar de contaminación de prendas de vestir y textiles, afectando irreversiblemente nuestro aire y nuestra agua? ¿O quieres ser parte de la solución global, emitiendo tu voto para limpiar nuestra tierra y nuestros cielos siendo más consciente de tus opciones de consumo?



Iniciando El Viaje Hacia la Moda Lenta

El viaje hacia la vida lenta y a las elecciones de moda conscientes no es un viaje difícil en absoluto. La mejor manera de empezar es desde casa, buscando en tu propio armario y reflexionando sobre el tipo de elecciones de consumo que haces. Aquí hay algunas maneras fáciles de empezar:

  1. Reducir, Reutilizar, Reciclar: Inicia una excavación en tu armario e identifica las piezas que no has usado en más de un año. Guarda tus piezas favoritas – las que usas a menudo, las que tienen un significado sentimental, y las que van con todo. Cualquier cosa de la que puedas prescindir, puedes donarla o reciclarla para otro uso. Solo recuerda donar únicamente las cosas que están en buenas condiciones. Cualquier donación en mal estado terminará desechada de todos modos.
  2. Menos, es Más: La forma más sencilla de vivir más lentamente es tomar más tiempo para comprometerse con las nuevas piezas. Las compras por impulso normalmente terminan en un contenedor de donaciones después de solo unos pocos usos. Combate esto siendo más exigente con las nuevas compras y solo comprométete con la ropa que sabes que te gustará durante años. 
  3. La Conciencia es Clave: Evitar las marcas de moda rápida. Haz una elección activa para apoyar a las empresas de moda lenta. Estas marcas devuelven a la tierra y a las manos que hicieron su ropa. Las piezas de moda lenta durarán mucho más tiempo que las de moda rápida. Están diseñadas para una vida que está eternamente de moda.

adelaydi